Le pedí a Dios no morir: maestro

0
606
InterfaxPrensa
Le pedí a Dios no morir y me escuchó; cuenta maestro que fue aplastado por un tráiler en Frontera
El 16 de mayo del 2023, Belisario Morales Morales salió de su casa, en Lomas de Ocuiltzapotlán, con rumbo al Instituto Tecnológico Superior de Centla, sin saber que a las 7:52 de la mañana viviría un milagro.
«Jamás, pensé que iba a invadir el carril, iba zigzagueando, lo hago así para que no me toque, trato de pasar, pero de repente se dirige hacia mí, cuando siento el impacto porque lo escuché, lo sentí, pensé lo peor, pensé que iba morir, mi siguiente recuerdo es adentro del carro.
Sin nada de visibilidad, por las bolsas de aire que se habian activado, mi primera reacción es tocarme, checar si estaba sangrando, si no había perdido una pierna porque el impacto fue horrible primero pensé me voy a morir. Y luego cuando fueron fracciones de segundos ya me encontraba ahí, primero no sabía si estaba muerto, o sea, no, no veía nada, y luego empecé a tocarme para ver si estaba completo. Poco a poco fui teniendo conciencia de que estaba dentro del carro, recordé el impacto, no veía por dónde salir», relató.
Explica aún conmovido que frente a él pasó el recuerdo de su hermana, sus padres, el resto de su familia, fue en esos segundos cuando lo invade la tristeza, la preocupación, pero sobre todo… fe.
«Entonces lo primero que hice es llamar a mi hermana, mi familia. Sí, no sabía qué iba a pasar, a lo mejor iba a morir. Entonces quería hablar con ella, escuchar su voz, que fuera lo último en escuchar, esa fue mi primera reacción, le hablé, le marque le expliqué, dejé el celular y traté de buscar cómo salir… Escuché las voces de la gente preocupada ahí afuera preguntando si estaba bien, y yo gritando que sí, que necesitaba ayuda, que quería salir; evidentemente por la forma en cómo quedó el carro era complicado abrir la puerta», comentó.
El profesor explica que siempre ha sido un creyente de Dios, pero ahora, confirma que fue él, quien lo salvó.
«Creo en Dios, creo en un ser superior al que debemos confiar, pero con esto que me pasó compruebo de que Dios existe y pude sentirlo dentro del auto cuando vi que el tráiler se acercaba a mí, dije ¡no quiero morir, se lo dije a Dios!, a la fuerza superior, y lo desee con tantas ganas, que a lo mejor me escuchó, estando ahí estaba temeroso, o sea, no morí, estoy completo», explicó.
Belisario ahora busca a las personas que lo ayudaron en ese momento, quiere darle las gracias personalmente ya que el conductor del tráiler responsable se dio a la fuga.
«Pues nada más el agradecimiento, agradecimiento a Dios principalmente, a las personas que me ayudaron de manera desinteresada, a mis amigos del Tecnológico porque me demostraron su apoyo. Que no estoy solo, y que a través de sus mensajes, de forma presencial, de las llamadas, todo eso, me sirvió muchísimo para superar este trance», puntualizó.
Esa mañana, el maestro Belisario Morales volvió a nacer.
Con información de XEVT

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here